El entrenamiento de fuerza tiene tantas o más ventajas que otras modalidades de ejercicio sobre la salud en general. en el caso de la salud ósea, el entrenamiento de fuerza es el método de elección para aplicar ejercicio, especialmente en personas con osteopenia u osteoporosis. es imprescindible que el profesional encargado de diseñar y aplicar el entrenamiento conozca en profundidad la fisiología del hueso, así como las contraindicaciones de aplicar cargas en cada nivel de osteoporosis. No más carga equivale a más beneficios, no se entrena para ganar fuerza como objetivo primario, sino para mejorar la densidad mineral ósea. los programas han de ser individualizados en función del perfil del paciente.

Ir arriba
No sabemos que pensará nuestra nutricionista Ana Golpe, pero no nos queda otra que usar cookies para que esta web funcione correctamente.    Personalizar
Privacidad