Home Deporte salud PRODUCTOS PARA ADELGAZAR ¿FUNCIONAN?

PRODUCTOS PARA ADELGAZAR ¿FUNCIONAN?

Adelgazar:

Nuestra imagen nos preocupa. Mirarse al espejo y tratar de sentirse siempre más joven y guap@ es un sentimiento a la orden del día. Para conseguirlo, muchos recurren a productos que en teoría pretenden mejorar algunos de esos supuestos defectos. En la mayoría de ocasiones, son soluciones de fácil acceso porque se pueden encontrar en farmacias y parafarmacias.

Un estudio español quiso comprobar la información que se ofrece y qué tipo de artículos se recomiendan en estos establecimientos ante la clásica preocupación: adelgazar/engordar. Entre febrero y marzo se visitaron un total de 125 farmacias y parafarmacias en 18 ciudades: A Coruña, Alicante, Barcelona, Bilbao, Córdoba, Granada, Logroño, Madrid, Málaga, Murcia, Oviedo, Pamplona, San Sebastián, Sevilla, Valencia, Valladolid, Vitoria y Zaragoza. En cada establecimiento, se realizó la prueba: una mujer pedía un tratamiento para bajar unos kilos con rapidez.

Como conclusión, se ha comprobado la facilidad con la que se puede acceder a distintos tratamientos relacionados con la pérdida de peso en las farmacias y parafarmacias. Sin embargo, el personal de estos establecimientos no realiza un estudio global de la situación del cliente, algo que ayuda a determinar exactamente las causas que influyen en el sobrepeso. De modo que puede ocurrir que el tratamiento no se adecue al problema real del cliente y los resultados no se produzcan. Así, en ocasiones se aconsejan tratamientos de los que no se ofrece información detallada: ni sobre la composición de los productos ni sus posibles efectos secundarios o reacciones alérgicas.

Bajar esos kilitos

Según un estudio realizado por las sociedades para el estudio de la obesidad (SEEDO) y de endocrinología y nutrición (SEEN) el 85% de las personas que se ponen en manos de un nutricionista para adelgazar son mujeres. Bajar de peso cuando la situación personal y el estado de salud lo exigen es un buen objetivo. Cuando se quiere adelgazar, lo más acertado es acudir a un médico especialista para que realice un diagnóstico exacto del caso y determine una solución. Pero, durante las visitas a las 125 farmacias y parafarmacias, solo en un 12% de los establecimientos analizados preguntaron a la mujer que quería bajar unos kilos de forma rápida si antes de acudir a la farmacia o parafarmacia había visitado a un médico (ocurrió en todos los locales visitados en Córdoba) y solo en una de cada tres ocasiones recomendaron acudir a la consulta de un médico o dietista.

Llevar una alimentación sana y hacer ejercicio son las verdaderas soluciones contra los kilos de más. Por eso, en el estudio realizado se quiso saber si en las visitas realizadas se recomendaban una serie de pautas saludables; y en más de la mitad de las visitas aconsejaron practicar ejercicio a la semana y en la mayoría también recomendaron llevar una dieta saludable y sin excesos.

Poca información

En los estudios realizados se comprobó la escasa información, ya que antes de ofrecer un producto para adelgazar, al menos se debería realizar un correcto diagnóstico de la situación del cliente: evaluar su Índice de Masa Corporal (IMC), como referencia objetiva más utilizada para determinar dónde se sitúa el umbral del sobrepeso y la obesidad, y también por sus hábitos dietéticos y de vida. A pesar de la teoría, en la práctica se comprobó que solo en un 7% de las visitas realizadas se interesaban por el Índice de Masa Corporal (IMC) antes de recomendar un tratamiento y en prácticamente ninguna medían o pesaban a la persona en cuestión, únicamente ocurrió en una farmacia de la capital vizcaína. Eso sí, en ocho establecimientos (cinco farmacias y tres parafarmacias) de A Coruña, Granada, Logroño, Murcia, Valladolid y Vitoria contaban con los servicios de una nutricionista que pasaba consulta una vez por semana, previo pago. Sobre los hábitos dietéticos, solo en una de cada tres ocasiones preguntaban por el tipo de alimentos que comía el supuesto cliente y en una de cada cuatro si picaba entre horas o ingería alimentos ricos en grasas. Además, únicamente en una de cada siete visitas se interesaban por la frecuencia con la que comía los diferentes grupos de alimentos e ingería agua o bebidas azucaradas.

En resumen, queridos lectores, no hay productos mágicos, y los tratamientos no son extrapolables a otro individuo.

Saludos!