Home Sin categoría HIPOPRESIVOS, SALUD, ESTÉTICA

HIPOPRESIVOS, SALUD, ESTÉTICA

La vida moderna es muy hiperpresiva, tanto a nivel físico como emocional, generando estrés,adoptando malas posturas o realizando actividades que aumentan la presión dentro de nuestro cuerpo que afecta
a nuestra psique.,


“el ejercicio de baja presión”:
Más eficiencia y mayores resultados en diferentes aspectos relacionados con la salud integral de la persona. Bajo el lema “reduce la presión para aumenta el bienestar”, la gimnasia postural global de baja presión conocida como hipopresivos en España, es un tipo de ejercicio cuyas bases son la postura y la respiración, con el beneficio adicional que provoca una disminución de la presión en el abdomen, de aquí su nombre. Estas características hacen que sea considerado como un peculiar método de
entrenamiento que da excelentes resultados tanto a nivel terapéutico como a nivel preventivo. Además, es un ejercicio que puede practicar cualquier persona y fácilmente adaptable a la necesidade sindividuales.
Con la práctica sistemática de los hipopresivos se consigue una mejora de la corrección postural, logrando reequilibrar el exceso de tensión de algunos músculos que deberían estar relajados, cómo el diafragma, y activando y potenciando la resistencia de otros, como el conjunto de todos los músculos que forman parte de la faja abdominal. Gracias a estos reajustes, la persona practicante de hipopresivos consigue obtener un mayor tono de la musculatura abdominal, que se manifiesta por la disminución progresiva de algunos centímetros del perímetro de la cintura, además que mejorará la estabilidad de su columna ya que se mantendrá más firme por una potente faja abdominal que la protegerá y sustentará, previniendo o aliviando los dolores de espalda.
En general, no somos conscientes de la importancia de tener una faja abdominal que sea funcional, a pesar de que por estética sí tratamos de cuidarla, aunque no siempre del modo adecuado y por tanto, sin resultados efectivos. Una “verdadera faja” permite transmitir eficazmente los esfuerzos a las extremidades, evitando así su propia deformación y que por tanto, se luzca esta “barriguita” poco deseado por muchos, además de prevenir la aparición de patologías e incomodidades generadas por una disfunción de la faja abdominal y del suelo pélvico, musculatura estrechamente ligada con la anterior. La activación muscular gracias a las pautas de ejecución de los hipopresivos aportará un aumento del tono muscular de la “faja abdominal” que ayuda a reducir el perímetro abdominal y a disminuir el dolor de espalda.
La acción descompresiva de los ejercicios provoca una fuerte descompresión a nivel intervertebral, por lo que será una sencilla forma de prevenir las hernias (abdominales, inguinales, umbilicales, discales, vaginales, las pubalgias)
Si se descomprime la columna vertebral a base del estiramiento y refuerzo de las estructuras
musculares vecinas, el soporte estructural de la misma será más sólido y funcional para las actividades de la vida diaria y para afrontar la actividad deportiva.
La musculatura del suelo pélvico es una de las grandes olvidadas cuando de entrenamiento se refiere. Se encuentra en la base de la pelvis por lo que soporta toda la presión y peso de nuestras vísceras y cuerpo. Con el tiempo, esto le lleva a debilitarse. Con los hipopresivos, al disminuir la presión interna y fortalecer toda esta musculatura, se ayuda a prevenir o mejor cuando ya están instaurados, los problemas asociados con su disfunción como por ejemplo la incontinencia urinaria o las caídas de órganos viscerales. Lamentablemente, son muchas las mujeres que sufren pérdidas de orina a cualquier edad. Esta es una sintomatología molesta para quien la sufre y que disminuye considerablemente la calidad de vida. Incorporar una corta rutina de veinte minutos, dos días a la semana bastará para aliviar los síntomas y la pesadez que muchas mujeres tienen en el suelo de la pelvis.
Por último, la respiración. Las pautas respiratorias son un potente estímulo para mejorar todos los parámetros relacionados con ella, se incrementa la función respiratoria, pues toda la musculatura inspiradora y espiradora es potenciada. Esto mejora problemas de asma y de la captación y aprovechamiento del oxígeno provocado por la apnea. Aprender a liberar la respiración facilita liberar las tensiones físicas, fisiológicas y emocionales!