Home Deporte salud CALIDAD DE VIDA TRAS SUPERAR UN CANCER

CALIDAD DE VIDA TRAS SUPERAR UN CANCER

Los supervivientes de un cáncer deben aprender a rediseñar los objetivos de su nueva realidad para conseguir una buena calidad de vida. Han de marcarse nuevos objetivos y valores, entonces se vuelven más activ@s, y ello les ayuda a aumentar el bienestar y reactivar su vida con mayor facilidad.

Guías recientes han sugerido que las supervivientes de neoplasia de mama deben participar en, al menos, 150 minutos de actividad física cada semana para obtener beneficios para la salud.

Búsqueda de bienestar (calidad de vida) tras sufrir un cáncer:

El papel de las intervenciones psicológicas sobre la supervivencia, la recurrencia o el desarrollo de segundos tumores se vinculan al fomento de estilos de vida saludables

El bienestar no solo viene dado por los tratamientos sintomáticos. Según Hernández Blázquez, "los supervivientes, por diversos motivos, sitúan al psicólogo en la línea de fuego en el momento de decidir qué viene luego". El objetivo del paciente, debería ser normalizar su vida, paralelamente al hecho de adaptarse a los límites que ha marcado la enfermedad, y seguir la lucha. La clave para lograrlo es tratar de conectar con algo que permita volver a movilizarse. Y eso puede ser el ejercicio físico moderado.

Tal como afirman los investigadores de un estudio, una nueva realidad con nuevos objetivos permite reducir la angustia que provoca el deseo de alcanzar lo imposible, sin dejar de tener un sentido de propósito en la vida mediante la búsqueda de otras actividades de valor. El abandono de viejas metas permite invertir tiempo y energía en el buen afrontamiento de las nuevas realidades.

Actividad física tras superar un cáncer

La actividad física puede ser un buen comienzo en el camino de normalización de la nueva etapa que se abre, ya que incide de manera directa en el bienestar. Un estudio de 2010 publicado en la revista "Psicooncología" afirmaba que, en los últimos años, el papel de las intervenciones psicológicas sobre parámetros como la supervivencia, la recurrencia o el desarrollo de segundos tumores se vincula al fomento de estilos de vida saludables (dieta, ejercicio y reducción de hábitos nocivos).

En este trabajo se hacía referencia a un importante ensayo clínico aleatorizado de 11 años de seguimiento, llevado a cabo por científicos de la Universidad de Ohio (EE.UU.), que aseguraba que el tratamiento psicológico había conseguido reducir el riesgo de recurrencia de cáncer de mama y de muerte por cáncer, asociado a un mayor seguimiento de hábitos saludables (dieta y ejercicio físico).

A tod@s los que se encuentren en esta situación o la vivan de cerca, desde Train And Go les enviamos todo nuestro ánimo!